Swim Secure lanza al mercado esta temporada la boya selfie que contiene una ventana interior donde además del móvil se puede depositar una hoja de ruta o cualquier otro dispositivo que quedaría a la vista. El nadador puede manipular su teléfono móvil mientras nada.